Londres: Un libro abierto

Gran Bretaña ha sido la cuna de grandes escritores y muchos de ellos nacieron o vivieron parte de su vida en la capital del imperio. En la esquina de los poetas de la Abadía de Westminster, impresionante edificio gótico, se encuentran enterrados algunos de ellos: John Milton, Rudyard Kipling, Geoffrey Chaucer, Charles Dickens, Tennyson…  Además cuenta con monumentos conmemorativos de otros como las hermanas Brönte o Jane Austin.

Londres

No es posible encontrar en Londres las huellas de la vida de muchos de ellos, como Lord Byron o Mary Shelley, pero los amantes de la literatura clásica no deberían perderse estos paseos literarios que honran a otros autores:

Barrios Literarios

Hampstead

En él vivieron escritores como Robert Louis Stevenson o George Orwell. Además en Keats Grove se encuentra la Casa Museo del poeta John Keats, en la que vivió dos de sus años más felices y escribió, entre otros, su famoso poema Oda a un ruiseñor. En ella se exhiben objetos personales del poeta y su impactante máscara mortuoria.

Bloomsbury

En el número 46 de Gordon Square, edificio existente todavía, se reunían los miembros del famoso Círculo de Bloomsbury, un asociación de artistas e intelectuales con ideología liberal.,entre los que se encontraba Virginia Woolf, una de las escritoras más relevantes del modernismo literario del siglo pasado, y todo un referente del feminismo gracias a ensayos como Una habitación propia.

En el mismo corazón de Bloomsbury (48 Doughty Street) se encuentra el Museo de Charles Dickens, un escritor que supo mostrar como nadie el alma de esta ciudad: el Londres decadente, miserable, empobrecido pero lleno de dignidad de Oliver Twist late en esta casa en la que vivió mientras lo escribía. Además, hay en ella objetos personales y manuscritos y ediciones raras de sus obras.

The Shakespeare’s Globe Theatre

Aunque Shakespeare nació en Stratford-upon-Avon, se trasladó a Londres hacia 1592 para trabajar como dramaturgo. Algunas de sus obras se representaron por primera vez en allí, como Otelo (en el Palacio de Whitehall en 1604)

Para los amantes del teatro es imprescindible visitar el Shakespeare’s Globe Theatre. Construido en 1599 por la compañía de teatro de Shakespeare, ardió en 1613. Reconstruido, continuó siendo su sede hasta su clausura y posterior demolición en 1644. Afortunadamente, Sam Wanamaker decidió reunir fondos más de 300 años para reproducirlo fielmente.

Ofrece representaciones teatrales desde mayo a octubre y visitas guiadas. Se encuentra en 21 New Globe Walk, Bankside.

Sherlock Holmes

Sir Arthur Conan Doyle nació en 1859 en Edimburgo aunque se mudó a Londres en 1859 para ejercer como oftalmólogo. Allí se convirtió en escritor y se ganó el reconocimiento popular con las historias por entregas del detective Sherlock Holmes.

Creado en 1887 y a pesar de que su autor llegó a desear matarlo (y lo hizo, aunque tuvo que resucitarlo 10 años después), sigue viviendo hoy en día con Watson (al menos en espíritu) en Baker Street, 221b, una casa museo decorada con exquisito gusto victoriano.

La Biblioteca Británica

Fundada en 1973, su fondo histórico proviene principalmente de donaciones y de los fondos del Museo Británico, del que formó parte. Contiene partituras, mapas antiquísimos, todos los periódicos ingleses, una impresionante colección de patentes y una de las colecciones filatélicas más grandes del mundo. Asimismo, en ella se encuentra la Fonoteca Nacional, con millones de grabaciones de sonoras y visuales.

En la Sir John Gallery Ritblat se exhiben diariamente al público libros de incalculable valor como El Codex Arundel, de Leonardo da Vinci, El Codex Sinaiticus, parte de la segunda Biblia más antigua del mundo en griego koiné, una copia manuscrita del poema Beowulf y el libro impreso más antiguo del mundo: el magnífico Sutra del Diamante, del año 868, encontrado en China entre los manuscritos Dunhuang, por Aurel Stein.

En 96 Euston Road

Librerías

Como no podía ser menos, en Londres podemos encontrar cientos de librerías con una oferta variada, sobre todo cerca del British Museum y en calles como Cecil Road y Charing Cross Road.

El London Review (14 Bury Place) cuenta con amplia oferta bibliográfica y una intensa actividad cultural; además  podemos tomar un café Monmouth y tés de muchas variedades en su Cake Shop rodeados de libros y revistas, o comer deliciosos quichés y pasteles artesanales.

Travis & Emery Music  (17 Cecil Court) es una diminuta joya para los bibliófilos y melómanos. Con infinidad de objetos para anticuarios, programas de opera, libretos y partituras de todo el mundo apiladas por todos los recónditos lugares de su pequeño interior.

Londres es un libro abierto en cuyas páginas sumergirse durante días. Para disfrutar de una buena lectura de sus calles, nada como alojarse en un apartamento céntrico. Una mala elección puede fastidiarnos el viaje, pero algunas compañías como LocalNomad facilitan la búsqueda por fechas, precios, además de mapas y fotografías, lo que nos facilitará la elección de un buen lugar para nuestra estancia.

Comments are closed.